Cuerpo de Luz

De Glosario de Ascensión
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Cuerpo de Luz es el cuerpo conformado por el campo de energía humano o Aura que proyecta nuestra Consciencia a través de una plantilla holográfica que genera las manifestaciones físicas que experimentamos dentro de esta realidad material. Está compuesto por muchas capas entrelazadas de frecuencia electromagnética (ondas de luz y sonido) que conforman las identidades de inteligencia de consciencia que funcionan en cada capa dimensional existente dentro de la Matriz de Tiempo Universal. El cuerpo de luz sostiene nuestro registro de consciencia e identidades a lo largo del tiempo, y posee el código de luz viviente de nuestro Modelo Energético y mantiene nuestra conexión y comunicación directa con nuestro ser superior, la Divinidad o Fuente.

Existen 3 niveles principales del Cuerpo de Luz:

Nivel 1 - Árbol de la Vida 12D y sus Cuerpos Triádicos Horizontales

Nivel 2 - Sellos Kristal de los Chakras, Líneas Axiatonales, Hara y Estructura Nadial

Nivel 3 - Sistema de Chakras

Campo Energético Humano o Aura

El Cuerpo de Luz humano o Aura está compuesto por múltiples capas interconectadas de campos electromagnéticos de energía, que se extienden por todo el cuerpo físico como un escudo de energía que cubre y protege a todos los cuerpos. Cuando meditamos y practicamos nuestro Escudo de 12D, estamos enfocando nuestra atención en nuestro cuerpo de luz para ayudar a fortalecer, proteger y hacer crecer nuestro cuerpo de consciencia personal. El Cuerpo de Luz es la estructura que se requiere para albergar las energías electromagnéticas de los cuerpos de Alma-Espíritu con el fin de conectarlos con la capa física del cuerpo humano. Los impulsos eléctricos son generados a partir del Cuerpo de Luz y transmitidos a través de la Estructura Nadial, que es una parte del cuerpo espiritual. Se compone de una red de receptores energéticos y transmisores energéticos que son intrínsecos a las funciones de mensajería interconectadas en las capas de consciencia del Alma-Espíritu humano.

Sin embargo, cuando esta comunicación del Alma-Espíritu está trabajando entre el Cuerpo de Luz y el Sistema Nervioso Central, ellos funcionan juntos como enlace de comunicación entre los receptores y transmisores de energía que envían señales a las células nerviosas y al cerebro. Las células nerviosas construyen nuevas redes neuronales biológicas que instruyen al cerebro y la inteligencia espiritual a conectar los circuitos energéticos necesarios para hacer crecer el campo electromagnético humano, y esto se forma en el aura energética que se proyecta hacia afuera del cuerpo. La calidad energética del Aura de la persona estará representada en el equilibrio energético del funcionamiento físico, mental, emocional y espiritual, y se demostrará en lo físico a través de los pensamientos, comportamientos y acciones de la persona.

La calidad, el color y el tamaño del aura energética de una persona está directamente relacionada con el nivel de salud, el funcionamiento bioneurológico y la conexión espiritual a la cual esa persona tiene acceso. Una persona con un aura de energía más grande y brillante es más sana, coherente y [Equilibrio energético|equilibrada]], con un mejor funcionamiento cerebral y del sistema nervioso que una persona cuya aura de energía es pequeña y turbia. Las auras pequeñas, grises y de energía turbia producirán más bloqueos y desequilibrios, como disfunciones mentales o defectos en el funcionamiento cerebral y del sistema nervioso. [1]

Propiedades Cristalinas

El cuerpo de la Tierra y el cuerpo humano, así como todo el registro de ADN están conformados por propiedades cristalinas. La plantilla del ADN de la Matriz de Silicato es el modelo energético cristalino y original de los seres humanos. Dicho modelo se activa en el cuerpo humano cuando se realiza el contacto o la conexión con cristales líquidos: luz hidroplasmática codificada por amor. El Campo Energético Humano consiste en una serie de centros de energía oscilantes que están anidados dentro de un Modelo Energético multidimensional de estructuras cristalinas interactivas, que se organizan en una variedad de funciones cristalinas. Se sabe que todas las capas interactivas de las matrices físicas, tal como los órganos y los sistemas glandulares, hasta nuestra estructura esquelética tienen propiedades piezoeléctricas y funcionamiento cristalino.

Nuestra estructura ósea es el cristal sólido primario en nuestro cuerpo físico, que actúa como el principal transductor de frecuencia en todas nuestras matrices corporales. Por lo tanto, la clave para restablecer el Equilibrio Energético y la salud es comprender que debemos mantener una cantidad abundante de fuerza vital circulando a través de nuestras estructuras físicas, a través de la consciencia de que somos un ser cristalino que conduce energía mediante funciones cristalinas. Todo a lo que estamos expuestos tiene una firma energética y una frecuencia que afecta nuestro Equilibrio Energético. Esto significa que todos los humanos tienen las mismas propiedades que los [Propiedades de los Cristales|Cristales]], la capacidad de amplificar, absorber, almacenar y transmitir una gama de energías vibratorias que tienen un efecto general que es saludable o no saludable para todo el cuerpo. [2]

Referencias


Notas

Traducido por: Karen Noack.

Texto original de Lisa Renee (publicado en https://ascensionglossary.com/index.php/Lightbody)