Ley de Causa y Efecto

De Glosario de Ascensión
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

• Correspondencia astrológica – Libra – Venus, Saturno - Aire

Chakra y Esfera 7, Mente Ketérica del Cuerpo Monádico.

Cualquiera sea la calidad de energía generada por el pensamiento, la emoción o los comportamientos, esta combinación pone en marcha un ciclo de energía que eventualmente debe regresar a su fuente causal, completando su circuito. Existen muchos planos dimensionales de causalidad, pero nada escapará a la ley, porque al final del ciclo todo es tenido en cuenta. Depende de cada uno de nosotros entender y hacer un uso adecuado de esta ley, porque en el camino de la Expansión de la Consciencia, aprendemos que tendremos que responder por nuestras acciones y seremos responsables de dar cuenta respecto a la energía que se nos dio. No existe la aleatoriedad, el azar o la suerte, dado que existe una causa para cada efecto y un efecto para cada causa. El punto de poder de alinearse con este principio consiste en tomar la decisión consciente de elevarse por encima de las formas de pensamiento negativas o limitantes de las masas, y elegir convertirte en tu propia causa en realidad, no sólo el efecto de los demás y las situaciones en las que te encuentras. Esta importante distinción le da a uno la capacidad de elevarse por encima de los roles arquetípicos de Víctima / Victimario o Maestro/Esclavo.

Todos estamos obligados a comprender la diferencia entre las fuerzas positivas y negativas, para que podamos determinar los efectos positivos y negativos que estas fuerzas devolverán, cuando se manifiesten en nuestra vida. Si no entendemos la causalidad de los efectos que suceden en nuestra vida, y si no podemos determinar la diferencia entre las fuerzas positivas o fuerzas negativas cuando actúan en nuestra vida, nos sentimos muy confundidos e infelices.

• Las acciones positivas y amables conllevan a resultados positivos y benevolentes.

• Las acciones negativas y basadas en el miedo conllevan a resultados negativos y basados en el miedo.

• Nuestras acciones traen nuestros propios resultados, a través de la calidad basada en la polaridad elegida, amor o miedo.

A la humanidad se le dio la libertad de elegir, y de acuerdo con la alineación de nuestros pensamientos y decisiones, experimentamos satisfacción o caos, iluminación o engaño. Debemos aprender de nuestras decisiones pasadas y tomar lo que aprendimos de los resultados desagradables para tomar decisiones más positivas y amorosas en el futuro. Aprender de nuestros errores es el proceso de cultivar el pensamiento correcto y la alineación correcta, si nuestro dolor aumenta, hemos de reconocer que se requiere un cambio y transformación en la forma en que hacemos las cosas. Como resultado, debemos ser muy claros acerca de nuestro Sistema Personal de Valores y dónde colocamos nuestra atención, tiempo y enfoque, ya que allí donde dirigimos nuestro interés iniciaremos el movimiento hacia adelante a través de la Ley de Ciclos, ya sea en las vibraciones de amor o de miedo. [1]

Sobre la Intención y el Consentimiento

Todos los seres humanos son responsables de sus pensamientos, emprendimientos, acciones y comportamientos, y todas estas son elecciones directas hechas por cada persona en el momento, que tendrán consecuencias energéticas directas. Cualquiera sea la calidad de las energías con las cuales preparamos a nuestro cuerpo para resonar —o ser conducto espiritual de— (sean fuerzas positivas o fuerzas negativas), es con lo cual consentimos estar de acuerdo. Cualquier tipo de fuerza con la cual estemos de acuerdo, ya sea que sepamos esto o no, es la Frecuencia a la cual nuestro cuerpo y Consciencia están sujetos en la Ley Universal. La calidad de la fuerza espiritual tendrá leyes dimensionales correspondientes, las cuales gobiernan las acciones de esa calidad y de ese espíritu. Las fuerzas negativas están en las dimensiones inferiores y crean servidumbre y esclavitud al tiempo, mientras que las fuerzas positivas de los Espíritus Krísticos están en las dimensiones más altas y crean soberanía y libertad para el Alma y el espíritu.

Aquello que pensamos con intención, coincidirá con nuestro consentimiento para la frecuencia de la fuerza que creamos, y la fuerza con la que creamos es nuestra Autoridad sobre la estructura que estamos construyendo. Aquello que construimos en virtud de la Ley de Estructura es lo que hemos creado con fuerzas acumuladas o combinadas, y esa creación (ya sea que la percibamos como tangible o intangible) tendrá una Causa y Efecto energético sobre nuestro cuerpo, mente, consciencia y toda nuestra experiencia de vida. Dado que todas las estructuras en el cuerpo, la mente y el espíritu, así como aquello que manifestamos en el mundo material, se basan en la intención personal y el consentimiento con los pensamientos que se generan, eso significa que somos directamente responsables de cada pensamiento que generamos, comportamiento que expresamos y acción que tomamos.

Para ser responsables de cada pensamiento que tenemos, hemos de determinar dónde se origina la forma del pensamiento y si queremos aceptar ese pensamiento, comportamiento u acción en relación con su consecuencia o no, en virtud de la Ley de Causa y Efecto. Hay una Consecuencia para cada pensamiento, comportamiento o acción que generamos, la cual tendrá influencia e impacto sobre el pensamiento individual, así como sobre el campo colectivo de pensamientos acumulados en el planeta (y más allá).

Cuando uno tiene el conocimiento de la Ley de Intención, naturalmente desarrolla su consentimiento con cualquier energía, fuerza o estructura con la cual interactúa o cocrea. Esa fuerza de energía, ya sea positiva o negativa, se usa para crear una estructura, y será la Autoridad con la que esa estructura ha sido construida. Mientras esa estructura se haya construido con intención, consentimiento y autoridad, la misma continuará rigiendo esa estructura.

Esta falta de conocimiento es la razón más común por la cual un individuo que ha cocreado (sin saberlo y a través de causas negativas) con las fuerzas del Espíritu Impostor, se enreda cada vez más con esa combinación de fuerzas negativas, a partir de la Ley de Causa y Efecto. Este es un mecanismo en bucle de Maquinaria Alienígena y su arquitectura inorgánica (consulta Influencia de Dos Ondas) ha manipulado a los seres humanos para cocrear con estas fuerzas, con el fin de crecer y difundir su intención, consentimiento y autoridad en el plano terrestre y otras dimensiones, como el Plano Astral.

Esta es una pieza fundamental de la Madurez Espiritual que se puede cultivar con las muchas herramientas encontradas en la comunidad de Síntesis Energética, tal como las 12 Prácticas de Autorreconocimiento.

Nuestras Acciones nos traen Nuestros Resultados

Cualquiera sea la calidad de las energías con las cuales preparamos a nuestro cuerpo para que resuene o se exprese como un conducto espiritual (sean fuerzas positivas o fuerzas negativas), es con lo cual nos permitimos estar de acuerdo. Es necesario que comprendamos la diferencia entre las fuerzas positivas y negativas, para poder determinar los efectos positivos y negativos que estas fuerzas devolverán cuando se manifiesten en nuestra vida. Si no entendemos la Causalidad de los efectos que suceden en nuestra vida, y si no podemos determinar la diferencia entre las fuerzas positivas o negativas cuando actúan en nuestra vida, nos sentiremos muy confundidos e infelices.

• Las acciones positivas traen resultados positivos.

• Las acciones negativas traen resultados negativos.

• Nuestras Acciones nos traen Nuestros Resultados.

Una causa positiva cosechará un resultado positivo. Esto puede no ser visible en un evento específico, especialmente si está tratando de controlar el resultado hacia algo que ha calificado como positivo. No depende de nosotros decidir el resultado de los eventos manipulando intencionalmente para obtener lo que creemos que queremos, porque eso interfiere con la sincronía de la Ley. La interferencia atrae más interferencia. Obtener lo que pensamos que queremos para ser felices no es siempre positivo. Muchas veces esto puede traer resultados negativos. Debemos aprender a utilizar nuestro corazón para sentir primero. El objetivo es saber que mientras más medidas y acciones positivas generemos, más efectos positivos acumularemos, para traer resultados más positivos a nuestra vida. Los resultados positivos no son objetos puramente materialistas, sino la fuente del corazón dentro de las cosas que realmente nos traen felicidad, paz y satisfacción. Si elegimos estar de acuerdo con las fuerzas positivas, y queremos multiplicarlas en nuestra vida, entendamos que nuestras medidas y acciones positivas crearán más fuerzas positivas, y esto provocará una oleada de efectos positivos que nos devolverán buenos resultados.

Una causa negativa cosechará un resultado negativo. Si nos detenemos en las fuerzas negativas, y si llevamos a cabo acciones negativas, esto genera más resultados negativos en nuestra vida. Los efectos negativos que parecen ocurrir repetidamente provienen de causas negativas. Si esto ocurre, nuestro trabajo será estudiar realmente nuestros comportamientos y acciones para poder determinar qué fuerzas negativas o causas negativas están contribuyendo al problema, para que podamos eliminarlas. El mayor problema con las fuerzas negativas es que la mayoría de las personas han sido condicionadas a pensar que las fuerzas negativas son en realidad fuerzas positivas, por lo que están muy confundidos acerca de cómo estas fuerzas los impactan en realidad. A veces, las personas se están haciendo cosas perjudiciales que les hacen sentirse bien o cómodas de alguna manera, como negarse a enfrentar la verdad desagradable o consumir drogas recreativas para sentir placer o euforia temporales. Negarse a enfrentar la verdad en estas situaciones contribuye al autoengaño, y el engaño es una fuerza negativa en nuestra vida que genera resultados negativos. Consumir drogas no es una fuerza positiva, no importa cómo nos haga sentir, es una fuerza negativa. Cuanto más se piensa que la fuerza negativa es una fuerza positiva, la persona obtiene resultados más negativos en su vida, pero está confundida sobre por qué sucede esto. Las fuerzas negativas en esta Tierra son impostoras, y se representan a sí mismas como fuerzas positivas, cuando no lo son. Estas fuerzas engañan a las personas haciéndoles creer que son algo que no son. Es por esto que aprender cómo funcionan las fuerzas oscuras para difundir las fuerzas negativas en el mundo resulta muy útil en pos de discernir la diferencia entre las fuerzas positivas y las negativas. La mayoría de las personas no quiere tener una serie de resultados negativos que provienen repetidamente de causas negativas en su vida. Pero hasta que comprendan que las fuerzas negativas tienen efectos negativos en todo nuestro ser humano, están atrapados en el ciclo doloroso de producir resultados negativos.

Nuestras Acciones nos traen Nuestros Resultados. En el planeta Tierra para mantener a las personas en el ciclo negativo, se les enseña a culpar a otras personas por su desgracia e infelicidad. Cuando las personas sufren resultados negativos, inmediatamente culpan a otras personas. Este es un pensamiento erróneo que conduce a creencias que desempoderan y únicamente crean más sufrimiento personal e infelicidad a partir de resultados más negativos. Debemos cambiar nuestra forma de pensar para aceptar que nuestras acciones traen nuestros propios resultados, y que las acciones de otras personas no son responsables de los efectos o condiciones que experimentamos en la vida. Esto no significa que debamos aceptar la culpa porque otras personas nos abusen o nos maltraten. Significa que siempre comenzamos asumiendo la responsabilidad de nuestras propias acciones primero, y luego enfocándonos en lo que podemos hacer para generar tanta energía positiva en nuestra vida, sin importar las condiciones.

Podemos ver lo que está sucediendo en el colectivo, pero no permitimos que los programas colectivos nos infecten con pensamientos erróneos, que nos traerán más sufrimiento y resultados negativos. Debemos estudiar nuestra vida para comprender realmente que no podemos comparar nuestra vida con ninguna otra persona. Todos tenemos tareas y lecciones espirituales específicas, y cosechamos sólo aquello que nos hemos esforzado por plantar, dentro de las condiciones que tenemos. Si queremos cambiar las condiciones en las que nos encontramos, debemos plantar la semilla del cambio que queremos cultivar. Si no sabes exactamente cuál es la semilla que necesitas plantar, pídale a Dios que lo haga en tu nombre. Luego, continúa generando la mayor cantidad de acciones positivas para ti y para los demás, y sigue la guía superior proveniente de tu corazón, confiando en que te llevará a obtener resultados más positivos en el futuro. [2]

Consecuencias del Abuso de la Ley

A partir del mal uso, abuso o ignorancia de la Ley de Causa y Efecto, la raza humana hereda, al encarnar en el planeta, la consecuencia acumulada del abuso de energía, recursos y fuentes de poder. Debido a que la ideología del Plan de Alienígenas Negativos está creando una cultura de clase jerárquica de las clases de Controladores gobernantes y esclavos, esto significa que la consecuencia de la Ley de Causa y Efecto se superpone principalmente sobre la clase de humanos esclavos. Este fenómeno de «pasar la pelota» para no ser responsable de la propia dirección personal de energía, se llama Modelo Consuntivo. La entidad o ser toma lo que quiere, necesita o requiere de otros o del planeta, sin tener en cuenta las consecuencias. A partir del Modelo Consuntivo acumulativo se obtienen niveles extremos de deshechos miasmáticos, tal como Miasma Planetario y Luz Muerta. Este desecho de energía muerta se entrega a la Clase Esclava para transmutarlo o transportarlo en su Cuerpo de Luz como consecuencia del abuso de la Ley de Causa y Efecto.

Este fenómeno se llama Superposición Kármica, es la superposición de las acciones de responsabilidad personal como consecuencia del desecho manifestado por el abuso de la Ley de Causa y Efecto, a través de direccionar ese desecho hacia aquellos para quienes sienten desprecio o direccionarlo en servicio a su odio por esa raza genética. Los grupos alineados al Plan de Alienígenas Negativos y los Espíritus Impostores sienten ese odio hacia la inteligencia de Kristos, superponiendo (imponiendo sin autorización y con carácter parasitario) sus deshechos kármicos sobre aquellos seres que tienen historia o improntas de 12 Cadenas de ADN. Esto ha sido llamado el Vehículo de Redención de Kristos.

Miasma Kármico o Deshecho Muerto

Estas "infecciones" se llaman Miasma y se acumulan en la “Matriz Fantasma” o espacios de Energía Muerta. Estos espacios muertos tienen que alimentarse de alguien o algo para continuar existiendo y, por lo tanto, tienen un grave impacto sobre la Ley de Causa y Efecto. Los espacios muertos y la Energía Muerta son como pilas de desechos muertos y contaminación acumulados en un rincón, que bloquean la fuerza vital, bloquean la corriente energética; son como basureros masivos y botellas de plástico que contaminan las tierras y océanos del planeta. Es hacia los espacios muertos o espacios fantasma, donde las Fuerzas Controladoras del Plan de Alienígenas Negativos desvían nuestra energía y recursos planetarios a través de la cultura de Comportamiento de Engaño Arcóntico. Lo hacen mediante la manipulación de los campos de polaridad de dos ondas y la rotación de la partícula electrónica, al forzar la canalización del flujo de energía desproporcionado para alimentar a su fuente prevista. Esto crea muchos problemas kármicos relacionados con la energía bloqueada creada a partir de la Ley de Causa y Efecto; una consecuencia para todos los seres humanos es que este Miasma y desperdicio es heredado por defecto al nacer en este reino.

Sanación del Miasma Planetario

A partir de enero de 2013, la externalización de la presencia de la Estrella Kristal (la Consciencia de Unidad Cósmica de Kristos) está iniciando ahora una línea de tiempo de Ascensión DSL generada para que el planeta Tierra gradualmente ponga fin al Modelo Consuntivo. La estructura del Campo Morfogenético de la arquitectura matemática planetaria ha sido codificada para anclar completamente la presencia de la frecuencia de la Estrella Kristal junto con la ejecución de su corriente energética viviente en el cerebro planetario o Logos Planetario. Esto se ha generado a partir del trabajo constante involucrado en la rehabilitación y recodificación de la Red del Entramado Planetario dañada, que actúa como el sistema nervioso central del planeta. Todavía hay mucho más que hacer con el restablecimiento del entramado planetario y el logos (cerebro) en cuanto a intercambios de mensajes compatibles con los formatos de frecuencia triádica para las Estaciones de Comunicación Triádica.

La nueva plataforma de los campos de trinidad de Kristos es la que iguala la Ley de Causa y Efecto, y ayuda a sanar al planeta y a la humanidad del producto de desechos tóxicos que se ha creado en este eón oscuro, el ciclo de Precesión de Equinoccios o Ciclo de Ascensión. [3]

Causalidad

La Causalidad es un principio universal de que todo tiene una causa. Es la relación activa que existe entre Causa y Efecto y es la relación de traer nueva creación, nueva vida y manifestar algo que convierte a las posibilidades en realidades. La causalidad es el vínculo continuo hecho entre todas las conexiones de Causa y Efecto que se hacen a lo largo del tiempo, la cadena de conexiones causales que no tienen principio ni fin. Las consecuencias de los efectos que se producen a partir de esta cadena de conexión causal infinita se ondulan simultáneamente hacia adelante y hacia atrás en el tiempo. Cuando nuestra Consciencia se conecta con las muchas causas, que han creado la ondulación de efectos a lo largo del tiempo, en el punto de asociación energética, esto puede modificar, transformar o intensificar las fuerzas, que interactúan con todos esos mismos efectos en el tiempo. Tenemos una oportunidad única, durante la bifurcación, para influir en estas cadenas causales. [4]

Referencias

Consulta también:

Ley de Conservación

Ley de Atracción

Mérito

Notas

Traducido por: Karen Noack.

Texto original de Lisa Renee (publicado en https://ascensionglossary.com/index.php/Law_of_Cause_and_Effect)